Precisión es sinónimo de calidad, por eso afinan al máximo todos y cada uno de los procesos, desde el origen de los materiales, hasta el sistema de producción y elaboración de cada pieza. Minimizan los errores mediante sistemáticos controles de calidad y ofrecen 5 años de garantía por defectos de producción y materiales en todos sus diseños.

La madera, como en toda su producción, proviene de nuestros bosques, controlados mediante un protocolo de custodia que incluye la plantación, la tala, el secado –durante más de un año desde la tala, para evitar que la madera se quiebre en el futuro– y todas las fases de manipulado.